Milagrosamente

Mi escepticismo no me deja creer en milagros, energías o destinos, me empuja a creer solamente en lo que siento. Lo que me eriza la piel, lo que dispara hormonas en cantidades industriales, lo que punza en el pecho.

No puedo callar la voz interior que dice “científicamente es imposible caminar sobre el agua”, me cuesta enormemente tomar con seriedad historias donde se afirma que “x” suceso fue predestinado y que todos estamos aquí por una razón divina más poderosa que lo que podemos entender. El horóscopo saca lo peor de mí, arruina lo más hermoso que hay, el cielo. Habiendo dicho todo esto, puedo asegurar que presencié un milagro.

Esperábamos el ómnibus y el sol ya calaba fuerte, entre risas y algún bostezo, sentí como agarraban mi mano, de la manera mas linda que se puede agarrar una mano, con los dedos abrazados entre sí, con fuerza, no queriendo estar en ningún otro lado. Puedo jurar que el tiempo se paró, el ómnibus dejó de sonar y nadie más hizo un ruido. Por un momento recordé esa frase de “quizás la felicidad sea esto, sentir que no debes estar en otro lugar, con otra gente”, en mi cerebro todo pasó rápido, el pecho se infló como si hubiera sido una eternidad.

Sigo sin creer en los milagros, pero milagrosamente creo que sentí uno, gracias a una mano y un abrazo.

Publicado por ferla

Un muchacho con ganas de escribir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: