Todos los nervios del cuerpo

Borracho te encontré en un sueño. Tuvimos una charla espectacular. Hablamos de la arena y como cuando se junta con el agua se te escurre de las manos. Yo la usé como metáfora del tiempo y vos te reíste, siempre te reís de mí borracho, con esa carcajada tímida que grita en silencio. Te juro que los ojos no estaban perdidos, estaban encontrados ahí, en los tuyos. El sol ya empezaba a rajar el pavimento y yo solo quería morirme de calor en tu abrazo. Pero me desperté y me di cuenta que me había quedado dormido vestido y que estaba abrazado a la almohada. Me habían estafado, de verdad se sentía real. No era como un sueño, puedo asegurar que sentí el calor y tu risa me volvió insignificante. Como si nada más en el mundo importara si te estás riendo de mis ocurrencias. Como si las olas pidieran permiso para golpear en los momentos que dejo de hablar. Reitero, me sentí estafado. Me lavé la cara, tomé agua y volví a dormir, esperando encontrarte de nuevo por ahí, donde puedo abrazarte y simular seriedad para que no te des cuenta que se me aflojan todos los nervios del cuerpo cuando te reís y los ojos se te esconden.

Publicado por ferla

Un muchacho con ganas de escribir.

Un comentario en “Todos los nervios del cuerpo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: