Curita

Un día llegué acá a escribir. Rota. Porque siempre que me rompo las palabras son curitas y me ayudan a poner todo en el lugar, solamente por un rato.

Como esa lastimadura en la rodilla, esa que te hace llorar pero le pones una curita y seguís corriendo porque igual está todo tapado.

Pero a veces la sangre no deja que la curita pegue, a veces corres tanto o estiras tanto la pierna que la curita se rompe.

Eso para mí es escribir.

A veces me cura, me tapa todo el dolor, y otras el dolor me sangra por la pierna y aunque escriba no se me pasa.

Hoy volví a escribir con Drexler de fondo e intentando que la curita funcione. Por suerte hoy no estire tanto la pierna, por suerte con cada renglón la curita pega un poco más.

Por suerte terminé de escribir y la lastimadura en la rodilla ya se me curó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: