Ángel de alas negras

Un ángel de alas negras eso era ella, tan sutil como voraz, tan serena y calma como el mar en verano, tan cambiante como el viento que vuela las hojas de otoño y brusca como una tormenta de invierno. Ella, una mezcla de cosas contrarias entre sí pero que juntas eran la perfecta combinación.

La sonrisa de una niña con la mirada de un demonio, unos ojos negros que te hacían perder en lo más profundo de su mirar, pero en toda esa oscuridad encontrabas brillo, era ella, el mismísimo infierno en persona, una voz que al oírla te seducía y te llevaba a perderte en sus labios.

Un demonio tan bello que pasaba desapercibido entre Los Ángeles, tan dulce y a la vez tan amarga y fría, tan ingenua como una niña jugando con muñecas, pero que al acercarte un poco te perdías en su encanto de mujer.

Ella aprendió a ser así luego de varias heridas, no le tuvo miedo a sus propios demonios, los enfrentó y al final terminó siendo uno de ellos en cierto modo; ella sabe como arder tan hermosamente que a cualquiera podría atraer a su fuego, si así lo quisiera. Pero también sabe que no cualquiera está preparado para bailar en su infierno junto a ella. A sentarse a su lado y ver cómo arde hermosamente en sí, para ver esa luz qué hay en su caos, y la calma que tiene a pesar de su tormento, a realmente saber que aunque esté en el infierno, en realidad es…

Un ángel de alas negras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: