Mi ordenanza

Escondía entre manos sutileza,
en su mirada simpleza,
y en sus ojos lo profundo de su ser.

Pensarlo era arte,
una certera bala al corazón,
que siempre con su amor,
sin rodeos ni vueltas, disparó.

Nunca fue opción para mi,
sentir y soltar, así sin más.

Sentimental y permeable,
pero siempre dando frente,
si de sentir se trata.

“Amar al fin y al cabo, duele” repetía.
Así me enseñaron a sentir,
como si fuese un acto de valentía,
evitar amar mucho.

Pero mi propia ordenanza,
es permitirme sentir,
porque aunque duela,
lo lindo queda,
y la magia del dolor,
es que tiene el poder de convertirse,
en algo que nos sana,
y ahí es cuando somos más fuertes.
Amando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: