El parecido con la luna

Hay días en los que quisiera perderme, poder encontrarme conmigo misma.
Ver el humo del tabaco volar con el viento. Sentir el calor de esa fogata, mientras el agua de algún lago acaricia mis pies. Permitir que me inunde el olor a pino, aquel significado de paz tan arduo de encontrar.

Anhelo con el día en el que pueda despreocuparme de cualquier inquietud. Volcar letras en mi libreta, esas frases que tanto pudor me da mostrar. O con la viola, desafinando a todo pulmón, cantando a toda alma.

La luna se esconde detrás de una nube, con el correr del tiempo me puse a pensar si acaso ella se siente igual que yo. Opacada por estrellas que crean figuras preciosas. Buscando ocultarse, queriendo ser nada.

La invitaría si pudiese, se que pasaríamos bien juntas. Tal vez a la luna le apetezca un tabaco. No nos conocemos, pero aseguro que lo prendería con alguna estrella mediocre. Nos reiríamos un rato y todo iría bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: