Humedad

Suceden ventanas climáticas desubicadas, suceden poco, pero cuando logran codearse de manera exitosa entra la neblina, la escarcha y la condensación en las ventanas, nos regalan un desacomodo placentero.

Una sensación extraña, que nos coloca en la rara dicotomía de esbozar quejas al viento espeso y lento, debido a la carga innecesaria de un abrigo que por unas horas deja de ser útil, aunque se encuentre en su temporada por excelencia, y un éxtasis comprimido al olfatear un aroma de otra estación.

Un simple viaje en el tiempo hacia donde todo es más ligero, las ropas, las sonrisas, el amor. Esa pesadumbre húmeda, que barniza los suelos, igual nos recuerda a una caricia mucho más simple y condensada, que encierra en un segundo, algo que no puede hacer cuando el frío la apremia. Una caricia bajo el ataque del calor es más meritoria.

En cambio, ¿quién en su sano juicio no se acerca a otra fuente de calor cuando los árboles están desnudos y flacos? Por eso, aún siendo un ferviente defensor del frío y el invierno, encuentro la nobleza del calor, apasionante.

Publicado por ferla

Un muchacho con ganas de escribir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: