Amor en cabo polonio

Éramos vos y yo.
El mar, el cielo y el sol.

Eran nuestras risas al ritmo de las olas rompiéndose sin darnos cuenta.

Era el sol dejando el cielo lleno de colores porque se estaba por ir.

Y así fue, cuando decidimos dar vuelta atrás, el sol se había ido del todo y empezó a caer la noche.

Nosotros aún protagonistas de aquel momento, seguíamos mirando el cielo.

Hasta que nos robaron el protagonismo, como quien entra y sale sin decir hola ni chau.

Fueron aquellas estrellas que sin previo aviso, nos robaron toda la atención volviéndonos los antagonistas más felices de aquel espectáculo.

“¡Mirá!, otra más”.
Tangible espejismo
Utópica realidad
Sin darme cuenta
Te declare mi amor a través de la aparición de aquellas estrellas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: