Ridiculez

Hay días en los que me siento patética. Dar el lujo a enamorarme fue el primer error. Me duele mirarte a los ojos, los mismos que tanto me mintieron. O tus labios, los que juraban amarme y terminaron mirando a otro lado. A pesar de todo vuelvo a perdonarte. No me entiendo, tampoco a ti. La situación se volvió ridícula de tanto ir y venir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: