Cuando de amor se trata

¿Cómo exterminar cosas que no existen? Es decir, existen, pero no hay fuego que las haga arder, ni mar que las tape de azul, ni cachetada que las borre. Lo intenté, pero no se van, lo juro, no dejan de no existir. Incluso aproveché las circunstancias para erradicarlas de mí. Tomé valor y dejé queSigue leyendo “Cuando de amor se trata”