Milagrosamente

Mi escepticismo no me deja creer en milagros, energías o destinos, me empuja a creer solamente en lo que siento. Lo que me eriza la piel, lo que dispara hormonas en cantidades industriales, lo que punza en el pecho. No puedo callar la voz interior que dice “científicamente es imposible caminar sobre el agua”, meSigue leyendo “Milagrosamente”