Mi tormenta

Quiero tus brazos al rededor de mi cuerpo porque es el único momento en el que dejo de escuchar la tormenta. Pero no la tormenta que todos conocen, a mi también me gusta esa tormenta. Hablo de la tormenta que aparece en mi mente. No me deja dormir, no me deja soñar y aunque intenteSigue leyendo “Mi tormenta”